Chistes sexistas y otras formas infalibles de ponerte en contra al público


– Yo soy un poco del pleistoceno así que las redes sociales se me dan bien mal
– Pues mi chica es Community Manager
-Ya, pero es tu chica, a ver si vamos a terminar aquí nuestra colaboración musical.
(Risas así muy de macho)

Me pregunto cuántos hombres son capaces de entender que después de semejante burrada dicha desde un escenario te has puesto en contra ya sea frontal o sutilmente a la mitad femenina del público.
A todas esas mujeres que te escuchan estupefactas vomitar la mierda machista que tienes en la cabeza sabiendo que es mierda machista o solo notando ese chirrido.
Porque claro, un incompetente en redes sociales, obviamente, contrataría a una community manager mujer sí y solo sí quisiera follársela. Para llevarle las redes bien casi mejor sigue el incompetente llevándolas bien mal que sale más barato.

Déjame adivinar: lo he entendido mal, los que te conocen dicen que no eres machista y además la culpa es de tu madre que es mujer y te educó así.
Lo de siempre.
O mejor, mejor, el problema lo tengo yo que soy una feminazi loca del coño que ve machismo por todas partes.
Lo triste es que sí, veo machismo en todas partes porque está en todas partes. Hasta bien dentro de mi, sin ir más lejos. Pero no veas cómo me molesta descubrirlo especialmente ahí.

A veces el músico ofende al público lo insulta, lo abronca, lo olvida, lo toma por idiota. A veces pasa. Somos humanos.
La diferencia entre los que acaban triunfando y los que triunfan menos es qué hacen después.
Los más listos, los más habilidosos, compensarán lo de meter la pata de alguna forma, la que sea, que consiga rebajar la mala leche del respetable (se llama respetable por algo, muchachos) o aprenderán a resolver mejor situaciones similares en el futuro.

Otros lo empeorarán con saña. Ayer Julián Maeso optó por lo segundo arrastrando levemente al lado oscuro al habitualmente encantador Anaut.

Tras el comentario machista vino lo de destrozar una versión dos veces y tomárselo todo muy a broma, lo de quejarse del sonido del piano como si fuese culpa nuestra a pesar de que el piano no estaba sonando nada parecido a mal, lo de insultar abiertamente al público porque no hacía lo que le salía a él de los cojones.
A ver cómo te lo explico: me parece muy bien que a tu ego le mole que cante dándolo todo. Pero es que estoy de mala hostia porque acabas de faltarme al respeto de tantas formas que he perdido la cuenta. Y no me sale de los ovarios cantar. Si sigues insultándome me va a salir menos de los ovarios todavía cantar. Si intentas burlarte de mi lo vas a poner peor. Y comprenderás que tenga miedo de cantar no sea que pienses que me estoy postulando para ser tu community manager o algo. Que Dios, en su inexistencia, nos libre a los dos de semejante drama.

Había llevado a una amiga por primera vez a escuchar a Anaut y el concierto me hacía especial ilusión por eso. Al salir me dijo: “en la primera canción quería comprar todos sus discos. Pero a medida que ha ido haciendo esos chistes de morancos y omaítas he ido teniendo ganas de marcharme de la sala. No quiero volver a verles tocar a ninguno de los dos nunca.”
Y yo le tuve que responder que la entiendo pero que, por favor, le de otra oportunidad a Anaut, que no suele ser así. Que es divertido, cálido y brillante en el escenario aunque no haya tenido su mejor día demasiado preocupado por el desequilibrio y las malas vibraciones de una sala en la que había unas cuantas mujeres que llevan toda la vida intentando demostrar que son buenas en lo que hacen, que luchan contra lo perverso del concepto “tía follable” aplicado a todos los ámbitos todo el tiempo acompañado del concepto “pagafantas” y su inseparable “calientapollas”.
Ya saben: calientapollas, dícese de la community manager a la que contratas para que te lleve las redes y se niega a acostarse contigo. Pagafantas, dícese del que paga a una community manager y la invita a comer para follársela pero acaba fracasando en tan noble intento.

Total, que mi amiga dijo que de momento nada de Anaut y que jamás en la vida Maeso.
Me dio rabia y me dio pena. Porque son dos musicazos. Maeso es irregular pero tiene un groove maravilloso. Anaut es la joya de mi corona, puede que el músico español que más me ha interesado y al que más potencial veo desde Quique González (es decir, desde hace 14 años) pero mi amiga salió anoche indignada de La Boca y sin ganas de intentarlo.

Es un mal día, claro. Solo un mal día. Es un mal chiste. Un no pensar que aunque en tu cabeza todo esté bien considerando a las mujeres como seres infrahumanos es conveniente, al menos, esconderlo. A lo mejor podrías dar un paso más y resolverlo, ya puestos. No sé, por ejemplo usando eso tan valioso de la empatía. Escuchando cuando te dicen que pares, notando que estás enrareciendo el ambiente con tus maneras. Entendiendo que a lo mejor, a veces, simplemente hay que decir “lo siento” y seguir haciendo lo que mejor sabes hacer: música. Esperando que las cosas se olviden.
No sé quién fue el que tomó la decisión de que Maeso fuese el maestro de ceremonias pero resultó claramente un error descomunal. Estropeó algo que podría haber sido un conciertazo.

Bola extra:

Otras meteduras de pata imperdonables (muchas de las cuales perdoné, por otra parte) con el público

  1.  “Estoy resacoso y de mala hostia, esta sala está a tomar por el culo, dais fatal palmas, cantáis horroroso y no sé qué hago aquí”
    Nosotras, aquella noche de verano de 2007 acabamos aplaudiendo como los sordos. Por no molestar. Y porque de alguna manera teníamos que expresar lo que opinamos. (Luego el músicazo que nos ocupa hizo un esfuerzo sobrehumano por soportar mejor eso de que el público no tenga su talento musical)
  2. Músico presentando invitado. Después de una frase del tipo “lié a estos animales” una chica en primera fila se ríe. El músico iracundo la mira rabioso y dice “se puede saber de qué te ríes”? La chica se pasa el resto del concierto con cara de entierro. Cuando el músico hace chistes ella dice sarcástica a su amiga “yo no me quiero reír , no vaya a ser que sea en serio”. De verdad, ¿tan grave es que alguien se ría como para aguantar su sarcasmo de primera fila todo el resto de la noche? (Después pasaron otro par de cosas que no me gustaron en otro par de conciertos suyos y como soy una mujer muy simple que repite las conductas que le producen placer y abandona las otras no he vuelto. Quizá haya cambiado y deje de considerar al público una casta inferior, quién sabe)
  3. Telonera promesa en ciernes estilo Russian Red indignada porque el público que ha ido a ver al titular está a lo suyo, Se va cabreando progresivamente (cosa que comprendemos) y decide que la mejor forma de enfrentarse a la situación es montar un pollo y cantar con desgana penalizando así a los 10 o 12 que estaban realmente interesados en la promesa, consiguiendo que los 10 o 12 que escuchaban educados se desconecten y provocando a los cafres que en realidad están allí acompañando a unos colegas y pasan del concierto. Los cafres, claro, deciden que si te molesta que hables casi mejor gritan. Y todo es un poco peor. O mucho peor (Seguiremos informando. Esto ha sido muy reciente)
  4. Año 1996, Plaza Mayor de Valladolid. Fiestas todavía de San Lorenzo. Uno de esos saraos patrocinados por emisora de radio. Cantautor latinoamericano recién aterrizado en España que no comprende que la gente ha ido a ver a La Unión (yo tampoco, yo había ido a verle a él porque ya entonces me encantaban sus canciones) y decide montar un pollo cojonudo pidiendo respeto a unos borrachos de peñas. Entendí su frustración, estoy de acuerdo con la parte intelectual de todo lo que dijo pero no me pareció que sirviese de aboslutamente nada. No se quedó más a gusto y a mi personalmente me jodió la tarde con su forma rabiosa de cantar. (Encontró una forma de canalizar las cosas que no le gustan a través del humor y decirlas de una forma más eficaz. Yo se lo agradezco mucho porque sus canciones son fundamentales en mi vida y me encanta verle tocar)
Anuncios

Dinos algo witty

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: