Sobre Delantera Mítica. Obra completa.


“La ciudad en coma al olernos la ropa”.

Eso pasa en el segundo 30 de la maqueta.
La que se queda en coma otra vez soy yo. Sé que sigo viva porque escucho el latido a un volumen atronador ahora que todo lo demás ha parado.
Ese es un verso descartado por un hombre que dice sufrir cuando escribe canciones. Un artesano de canciones con un talento descomunal sufriendo por su descomunal talento para la artesanía.
Su sufrimiento me preocupa. Como me preocupaba el de Yuri Méndez cuando tocaba y eso nos ha llevado a este punto: recibir mientras escribo esto, un mail anunciando retrasos de conciertos, oírle decir, poco después, que no tiene ganas de tocar el disco nuevo.
Eso es lo que pasa cuando sufres con algo por muy bien que se te dé ese algo.
Hay una diferencia definitiva entre el esfuerzo, la dificultad y el sufrimiento.
Se me hace insoportable cada vez que leo a Quique hablar de sufrir con algo cuyo resultado yo disfruto luego tanto. Me hace sentirme sádica por querer que siga publicando discos. Y no me gusta.

Y me pregunto por qué sufre alguien que, además, se puede permitir el lujo de descartar un verso que resume en 8 palabras algo que yo intenté contar en un par de párrafos sin conseguirlo.
Ahora vendrán los expertos a explicarme qué quería decir él con eso. Me da igual desde dónde esté escrito. Esto es comunicación y el mensaje funciona porque yo lo recibo aquí, así. Y vuelvo a aquella noche escuchando felina una puerta abrirse en una ciudad encajada y minúscula en la que el aire olía a promesa de chaparrón.

Ando yo pensando en estas cosas cuando vuelve a parar todo. ¿Dónde está el dinero?. Esta vez alguien toca la guitarra. No sé quién es. Los créditos son demasiado genéricos y esta guitarra suena tan a manjar que quiero saber.
Busco en el libreto pistas. El libreto, si me permiten, cuenta más por omisión que por otra cosa. El libreto es la cinta blanca alrededor del lugar que ocupaba el cadáver.
El libreto es el tráiler para todos los públicos de la peli para mayores de 18.
Resumiendo, no sirve para encontrar las manos que tocan así ni qué guitarra.

En Parece Mentira pienso en un palimpsesto. Estudié historia del libro hace muchos años pero sigo recordando las batallitas mejores: cuando no había pergaminos suficientes borraban con leche y raspaban la tinta vieja para escribir encima otras cosas. Hemos recuperado algunos textos clásicos gracias a las innovaciones tecnológicas que minimizan el efecto de la leche y el raspado sobre la tinta vieja.
Brillando entre tus piernas.
El libreto sí me deja saber aquí que son las manos de Macaya en el slide.

Las chicas son magníficas es la canción favorita de Quique y la que menos me gusta a mi de este disco. Ya cuando la escuché en aquella azotea sevillana pensé que nunca sería mi favorita.
Me reconcilié a medias con ella en el directo de Madrid porque Jara y Sedal (Edu y Pepo) hicieron un diálogo precioso de guitarra y mandolina.
Me gusta más en esta versión maqueta e intuyo que me gustaría más en la versión oscura a piano que jamás escucharé.
Para mi siempre fue oscura. Y algo repetitiva. Resulta que en la maqueta las cosas se repiten menos y se escupen más. Y yo la prefiero así. Aquí no me llega la dulzura doliente de Zahara que, en cambio, hace inmejorable “me lo agradecerás”.

Y justo esa maqueta viene después. Cuando escuché el disco en febrero aquel principio ya me puso en guardia “igual le vale a otros pero a mi ya no me sirve para nada”. Luego viene EL VERSO. Cuando te vuelva el corazón a su sitio…
Y resulta que no es suyo.
En la maqueta no están las cuerdas, ni la voz de Zahara, pero ya es una canción por la que esperar el tiempo necesario. Tres años o los que sean. Termina ahora, en esta versión que escucho por primera vez, como un bálsamo.
Le preguntaban el otro día qué queda del Quique de Salitre. A mi, escuchar esa canción en la versión de estudio, ese día, allí enjaulada, sin poder moverme, aguantándome las ganas de llorar, me hizo recordar el verano de salitre. Las heridas y las cicatrices y los que creen que saben lo que te conviene. O se escudan en eso.
Ese por tu bien que tanto he detestado desde mi más tierna infancia.

“No hagas planes” es la ovejita negra. La pobre canción a la que solo yo le hago caso. Puede que mañana todo estalle. Puede que sigamos inventándonos finales que no lleven tampoco a ninguna parte. A mi me parece una canción preciosa. Me pone triste. Pero me gusta mucho. Y me alegra que esté ahí. Como la zodiac en La Fábrica.

Es tu amor en vano. Otra vez el veneno. Empieza abril y se lía parda. 

8 de abril. Menos de una semana después el tío tiene el 80% de una adaptación maravillosa de una canción de Dylan. Ese uso de su rabia como combustible. Inflamable como todos los combustibles, peligroso intuimos hasta qué punto, pero efectivo según cómo, según cuándo, me parece marca de la casa.

El 20% restante del trabajo de artesano que escarba y busca y encuentra, la convierte en genial.
Gracias desde aquí a quien le dijo “pues si tan fácil te parece traduce tú a Dylan”. 

El disco de directos para mi es el recuerdo de noches de felicidad y música y la promesa de futuras noches de felicidad y música. Y no voy a decir más porque esto ha sido demasiado largo.

Escuchen esta obra completa. Disfruten.

Alguien llegó hasta aquí? 

Nota: La imagen está tomada de la tienda de Last Tour

Anuncios
Comments
2 Responses to “Sobre Delantera Mítica. Obra completa.”
  1. Yo llegué hasta el final. Y eso que no quería empezar por aquello que decía Pessoa de que los prólogos es mejor dejarlos para el final: todavía no me ha llegado el disco y quería escucharlo sin prejuicios. Pero tus palabras tienen la cualidad de ser una invitación sin estropear la historia. Deberías dedicarte a escribir hojas promocionales. Que conste que lo digo como piropo 🙂

    • Beatriz_efe dice:

      Sabes qué pasa? Que solo sé promocionar cosas tan buenas que no necesitan hojas promocionales. Una putada para lo de hacerme rica, esta tara mía!

      Gracias por leer hasta el final y por los piropos 🙂

Dinos algo witty

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: