Toa, toa, toa…


Una vez me dijeron que la gente que tiene buen gusto musical son buenas personas. No voy a llegar a tanto porque el concepto buen gusto es algo difuso y aquí todos tenemos el nuestro por el mejor. Pero si hay cierta clase de individuos de los que no sé si se trata de una tara genética o cuestión de entorno y educación pero debo alertaros. Aquellos que preguntados por sus preferencias contestan con “Toda”. ¿Toda?¿Toda? ¡Atención!¡Peligro! ¡Tenemos un código rojo! Red lights, red ligths…Porque acepto a regañadientes un “de todos/muchos los estilos” o “muy variada” Al menos implica un conocimiento de que existen cosas muy diferentes entre sí. Pero ¿Toda? ¿En serio? Por que dicen gustar y toda, y eso no admite excepciones, ni siquiera con “El baile del gorila”. Si te gusta toda es toda, sea buena, excepcional o mala nivel ganas de vomitar.

 ¡Ah! No, a mí no me la dan. Esa gente no es de fiar. Esa gente confunde música con ruido de fondo y lo mismo van a un concierto que a una cata de anchoas o una demostración de encaje de bolillos. Ese “toda” generalmente quiere decir “lo que me echan por la radio” donde radio viene a ser una de esas infames cadenas de éxitos encadenados sin ton ni son. Y luego llega la segunda parte de la cuestión, el “me gustan muchos grupos pero no soy fan de ninguno en particular”. ¿De nada? ¿Jamás has sentido la necesidad de dar un abrazo de oso, empadronarte y darle toda tu herencia a ese grupo o artista que acabas de escuchar? Pues perdona que me meta pero me das pena. A esta especie nunca, pero, nunca, nunca se les ha puesto el pelo de punta con una canción, ni han sentido los nervios de un preconcierto, ni la ilusión de empezar a escuchar un disco nuevo. Y encima te miran raro cuando te pasa a ti, mientras tú te quedas pensando que son robots insensibles y que como se puede ser tan gris y tan borrego.

No es necesario salir corriendo y agitando los brazos cuando conoces alguien así, no son peligrosos, pero mejor das un giro a la conversación antes de que te entren ganas de zarandearle mientras gritas “No puede gustarte todo, ¿es que no te das cuenta alma de cántaro?” (tal que así) y por supuesto, ni te molestes en gastar tus energías en evangelizar, total ¿pa qué?.

Anuncios

Dinos algo witty

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: