En ruta


Un viaje puede empezar por muchas razones. Puede ser una huida o la forma de realizar un sueño o de empezar una vida. Puede ser por trabajo, placer, o ninguna de las dos cosas. Pero empezará cuando cruces una puerta. O quizás antes, puede empezar en el momento que decides hacerlo. Cuando prepares la hoja de ruta, cuando consultes los mapas. Lo que está claro es que tomarás caminos raros, porque esta vida además se empeña en cruzados y en tu mano está el descubrirlos, el disfrutarlos. La euforia puede que te haga querer correr y correr.

Puede que necesites tomar un taxi de esos que te hacen resucitar para llegar a la estación y querer asaltarla. La estación puede ser de autobús y que tomes un bus con un misterioso acompañante de viaje o con la chica del asiento 41. O quizás seas afortunado y tomes un tren. Da igual que sea el último, plateado o vanidoso, disfruta del camino, del paisaje, de las historias.

Sea como sea es importante que si vas a realizar el viaje estés dispuesto a aprender volar en sueños lentos, en aviones veloces. Y no pares hasta llegar al sol, porque ya puestos habrá que tocar el cielo. Puede que el aterrizaje sea sobre la hierba mojada pero no dejes de temblar porque a veces es bueno. Por largo que sea el vuelo no olvides que la tierra te espera, no dejes de intentarlo cada día.

Sea un viaje de 28 horas o toda una vida, para empezar de cero o para tomar un respiro; sea a Lisboa, Berlín, Copenhague, Buenos Aires, Nueva York; cruces o no la frontera dibujada en un papel recuerda que los naufragios pueden ser prometedores. Que aunque te sientas el hombre o la mujer de ninguna podrás mirar la luna que aunque parezca diferente es la misma.

Busques o no algo debajo de las piedras las cosas crecerán sin miedo en algún lugar, en alguna de esas esquinas que doblarás y dejarás algo en esos lugares, pero también cogerás algo. Quizás quieras perderte con alguien, con alguien que quizás ni conozcas, pero que te hace sentir grande.

Y aunque Sabina dice que al lugar donde has sido feliz no deberías tratar de volver, yo no estoy de acuerdo. Yo vuelvo sabiendo que seré feliz. Seguro que de otra manera, nunca de la misma, eso lo sé, pero feliz al fin y al cabo.

En algún momento acabarás volviendo a tu ciudad, a casa, ya sea para quedarte o de visita. Dirás eso de “Hola, aquí estoy de nuevo”. Habrá quien te pregunte qué había en los anillos de Júpiter, si encontraste lo que buscabas o te encontró lo inesperado a ti.

Sea como sea, disfruta de la ruta aunque no salgas de casa, porque hay viajes para los que no se necesita billete. Yo estoy en ello y aquí os dejo música para ambientar el viaje:

spotify

Anuncios
Comments
2 Responses to “En ruta”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] En ruta también es una lista musical con su propio relatar en Witty. […]

  2. […] la lista para estar en ruta acabé en Galway con la excusa de practicar inglés. Dice Ander Izagirre que los viajeros son […]



Dinos algo witty

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: