Música que cura


Hoy vengo con música para curar, sí para curar. Porque la música no solo es para bailar, o berrear en un bar, o una excusa para ir de Turismo Musical, también puede curar. No podemos negar el poder de una voz. Una voz puede atacar a tus nervios aunque solo esté pidiendo una barra de pan, o un acento llevarte a aquel viaje de aquel verano, o arreglar un mal día. Sí, una voz puede mecerte y hacer que lo malo de un día vuele muy muy lejos. Da igual lo que diga esa voz, cuando hablo de música de cura no me fijo en la letra demasiado solo me dejo llevar por la voz.

Hubo una época, cuando me quedaban pocos días para que terminar mi contrato de trabajo, que cada noche ponía esta voz, David Quinzán, hasta que me quedaba dormida sonriendo como cura contra el insomnio:

Hace poco llegaba mi último examen de Termodinámica y en esa ocasión fue Adrián Usero quien se pasó horas conmigo en el aula de estudio consiguiendo que no tirar los apuntes por la ventana y que la fiebre no me tumbara definitivamente. Una vez llegó el día del examen tomó el relevo Edu Vázquez y sonaba en bucle en mi coche de camino a la universidad y luego me acompañó hasta que salió la nota manteniendo mi cordura:

Imagen: Sobernation

¡Gracias voces curadoras!

¿Cuáles son las vuestras?

Anuncios

Dinos algo witty

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: