No reply, una banda y dos sensaciones


Nos preguntábamos por qué No Reply no lo está petando ya: fichados por Universal. Ganadores de un montón de premios. Con la visibilidad que da hacer una gira con M-Clan y una música EXCELENTE se diría que deberían estar sonando más ahora que se ha abierto el nicho para su música en España.
Ahí están Cromática Pistona, haciendo ruido del bueno con su primer disco,  por ejemplo.
O Freedonia Soul que poquito a poco y en un modelo “juan palomo” basado en buena música, normalidad con el público y mimo en el trato llevan 2 años llenando en todas partes.

Las dos miembros de Witty que firmamos esto a cuatro manos (Angua Bipolar y Beatriz para las reclamaciones) fuimos, por fin, a un concierto de No Reply ellos solitos (sin M-Clan o Quique González como protagonistas) y vimos una parte del problema. Esa capacidad para incomodar a cierto tipo de público.

Nosotras, por ejemplo, que nos mirábamos estupefactas no dando crédito a lo que pasaba en el escenario.

  •  La figura del jefe tirano es graciosa sí y solo si se explica muy bien y hay mucha complicidad con todos los presentes. No era el caso. Sentimos pena por los pobres obreros de la banda a los que el jefe tirano les decía cuándo quitarse la chaqueta y les hacía comentarios de profesor cabrón “como sé que no te gusta que te saquen a la pizarra sal a la pizarra”.
  • El exceso de protagonismo agota. Cuando no estás cantando ni tocando quítate del medio, hemos ido a veros a todos y tú solo con tu trompeta no tendrías ninguna gracia por muy bueno que seas.  Lo que hace grande a No Reply es el sonido de banda.
  • Llama mucho la atención que el segundo trompetista no haga ningún solo. Uno piensa que no es casual cuando se lanzan 3 o 4 dardos envenenados demostrando una cierta envidia por lo innegablemente guapo que es Ricardo Sánchez. Tenemos que confesar que entramos en modo troll jaleando al guapo por eso de ponernos del lado del débil.
  • Pegarle un bocinazo al técnico de sonido cuando en pleno acople de micro intenta no dejarnos sordos nos parece feo, innecesario, cruel y egoísta. Puede que tú necesites la voz arriba del todo cuando cantas. Pero nosotras necesitamos no quedarnos sordas. Y el técnico necesita que seas lo más educado posible con él.  Confía en su profesionalidad y si después del show crees que lo ha hecho mal y que hay motivos para la bronca échasela cuando no lo oigamos todos.
  • Dedicarle 10 minutos de concierto a una digresión sobre los 13 años desde aquel garaje y la gente que se ha ido y que siempre se quedan los mejores, anunciar dos canciones después que el “cofundador” deja el grupo (deducimos que no es de los mejores) pero no decir por qué, da mala imagen. Una banda en la que sus miembros rotan tanto da que pensar. Es como en una empresa donde la gente no aguanta mucho tiempo: algo anda mal en la estructura, en la organización, en la dirección, en algo. Nuestras conclusiones fueron “se cansan de la tiranía y se marchan” suponemos y esperamos que no tendrá nada que ver con eso, pero después de lo que vimos allí la inferencia era automática e inevitable.
  • Denominar a otra banda  como “la peor banda del mundo” es prepotente y peligroso. A lo mejor a ellos les parecería peor la tuya. Si la conociesen. Versionar una canción de esa banda justo después es desconcertante. A lo mejor puedes suavizar un poco el mensaje. Algo del tipo “Es la única canción de esta banda que me gusta pero esta me gusta tanto que quería versionarla” sirve y se entiende.
  • Quizá cuando las cosas están claras no hay que explicarlas. Si fuesen Alejandro Serrano y los No Reply puede que la situación no resultase tan rara.  Claro que el guitarrista parece estar aprendiendo las maneras del jefe tirano y ocupa frecuentemente el centro del escenario en pleno solo de otro instrumento por razones que no comprendimos aquel día y seguimos sin comprender.
  • Decir “esto dura veinte minutos en los conciertos normales pero como nos han contratado para tocar una hora lo dejamos aquí” o “tocamos una más y ya cubrimos el expediente” está feo. Primero porque el público no sabe que está en un concierto “serie B”. Ha pagado 12 euros por una entrada y espera un show en condiciones dure lo que dure, no una versión abreviada o un trámite burocrático.

Nos recordó demasiado a “Una noche en la ópera” y el contrato con el Divo

Dejamos de lado esta vez lo que nos costó llegar : ya hemos insistido en que el público no puede tener que hacer heroicidades para ir a un concierto. Les preguntamos cómo conseguir las entradas. Silencio administrativo.  Nada. Ni un mísero enlace genérico, ni un mísero “no lo sabemos, lo sentimos”. Nada.
Hay que cuidar las redes, la información que se da.  No sabemos quien se encarga de eso, pero estamos seguros que entre tanta gente en la banda tiene que haber alguien que sea un crack para ello, así que sería bueno detectarlo y  delegar en él. Y si nadie de la banda quiere/puede/sabe casi mejor no tener redes sociales. Las redes sociales se basan en la conversación. Aquí Gro dejó algunos consejos.

Salimos de allí con mal sabor de boca a pesar de que musicalmente fue muy buen concierto y que las canciones nuevas nos gustaron y que las viejas ya nos gustaban.

Nos ha costado mucho escribir esto. Llevamos pensándolo desde el  día 7 de julio, cuando fue su concierto (que arrancó el ciclo Sunday Live Music en la terraza del Teatro Galileo).

En witty acuñamos hace tiempo la famosísima frase:

Pon un No Reply en tu vida y en tu concierto.

Con vientos Aunque tú no lo sepas sonó como nunca ha sonado y aún nos emociona. Puede que nunca olvidemos aquel “Hasta que todo te encaje” . Con la energía de los No Reply Tarque vuela aún más si cabe por el escenario.

Queremos No Reply para mucho tiempo, queremos ir a sus conciertos y no para de reír y disfrutar ni un minuto. Queremos verles triunfar a lo grande y pensamos que tienen lo imprescindible: el talento.  Pero nos da miedo que se queden por el camino y nos asustó ver la terraza a medio llenar y a demasiados amigos y conocidos que quizá se saben las claves pero que les hicieron olvidar al otro público: nosotros,  los de a pié, a los que nos tienen que hacer sentir complicidad y cercanía. No al contrario.

Anuncios

Dinos algo witty

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: