De reverencias y sublimaciones


Entre los que me dicen que he perdido el respeto reverencial por el artista y los que me dicen que la culpa la tengo yo por sublimar a los músicos estoy un poco liada, la verdad.

¿Y ahora qué hago?

Me siento como un par de vaqueros en una etiqueta de Levis. Con dos caballos pura sangre tirando de mi en sentidos opuestos.

Levi-Strauss-TM

Quiero quedarme en mi punto de equilibrio:

El respeto reverencial es a la música. 

Por más habitaciones de hotel que destrocen los hermanitos Gallagher, por más fotos borrachos, colocados, tirados en la acera, por más comentarios machistas, xenófobos o gilipollescos que hagan, resulta que “Wonderwall” o “Champagne supernova” o “Morning glory” van a ser siempre canciones enormes.
Y por más canciones enormes que escriban no va a dejar de parecerme mal que destrocen habitaciones de hotel y etc.
Qué queréis que os diga.
Anuncios

Dinos algo witty

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: