El día que descubrí el jazz.


Beatriz ha escrito esto sobre jazz, yoga y una chica bajo la lluvia y a mi ha vuelto a picarme eso de que el jazz debe ser genial pero a mi no me ha enganchado aún. Luego dice Carmen que el disco de Cullum mola, y yo aquí estoy a las 9 de la noche sin saber ya que escuchar para centrarme, así que me decido a darle la oportunidad al muchacho. Primero encuentro del concierto con la Heritage Orchestra, pero Beatriz me dice que es muy académico que empiece mejor por esto:

Así que allá voy.

Pasan 11 minutos y todo correcto, está sonando una trompeta y pienso que si dura un minuto más me voy a cansar. Pero para justo a tiempo y empieza el piano y me encanta. Sigamos. Beatriz dice que a la gente no le gusta el jazz porque cree que es muy académico y que están equivocados, que el jazz son sentimientos en bruto. Y yo soy muy bruta, así que esto debería engancharme por algún lado. ¿Será esta la noche en que empezó a gustarme el jazz?

Ahora me dejo transportar por el piano y cuando Cullum vuelve a cantar me doy cuenta de que me había olvidado de él, pero que me parece bien que vuelva. Se presenta en el minuto 14 y se pone a… ¿rapear? Mola jejeje.

27:28 Cullum está aullando delante del piano y creo que ya me ha ganado. El sonido de los platillos y en general la percusión me parece deliciosa. Suena jazz, pero también es algo pop y eso me ayuda a acercarme a esta música.

28:53 esto es Sinatra… ainsss que ya me has ganado.

35:29 fíjense en esa sonrisa… No digo más.

35:58 Cullum se pone a enseñar coros al público, muy fan. Me encanta cuando el público pasa a ser parte del show, en todo momento lo es, pero hay músicos que se olvidan de ello.

41:05 está realmente emocionado escuchándoles corear, y lo entiendo, y me gusta que lo muestre.

45:10 efectivamente esto son sentimientos a lo bruto.

45:35 esto… empieza algo bueno, palmas y un uooo solo puede ser el comienzo de algo bueno.

46:23 ¿qué os he dicho!? A saltar!!! Si!!

47:51 los músicos hacen como que se despiden, pero el público sigue coreando y yo me acuerdo de los lololololororo de Vetusta Morla.

48:38 Esto no acaba aquí, bien! Cullum salta por el escenario y se mueve con rabia y ritmo. Yo pienso que esta música es ideal para aporrear un saco de boxeo, ese que un día tendré en la que sea mi casa.

52:30 Cullum se sube al piano y si no fuera porque es un tío elegante se quitaría la camiseta, del traje mono que se puso para salir al escenario ya solo le queda la camiseta y los pantoles.

53:00 Ahora salta, y mostrando el niño que es se coge no sea que se haga daño, muy dulce todo ^.^

54:40 y se despide con unos pocos sentimientos más desparramados en un piano. Gracias.

Imagen: tomada del Facebook del artista.

Anuncios
Comments
One Response to “El día que descubrí el jazz.”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] el último en el repaso por los post que pasaron más desapercibidos es “El día que descubrí el jazz”. Beatriz es adicta al jazz bueno y dice que todo el mundo debería caer en su trampa por lo menos […]



Dinos algo witty

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: