Vestidos de domingo


En mi constante defensa de la puesta en escena musical sin artificios cuando vi en Facebook un estado como este: “¿Subirse al escenario tal y como vas de normal y corriente por la calle? no sé yo…” me quedé pensativa. El argumento usado era que un espectáculo requiere como su nombre indica algo espectacular y claro, una fuerza oscura me llevo a contestar que por qué no.

Y ciertamente, mientras me hagan evadirme de todo y revuelvan todo por dentro (en el buen sentido), por mí como si quieren tocar en chándal (y mira que le tengo manía al chándal) ya que  la elegancia y saber estar no se pueden comprar. Claro, que luego también me he reído lo que no está escrito recordando los modelitos y al final he acabado adorando los zapatos de mafioso, las camisas moradas con calcetines verdes y los cinturones cebra (premio para quien adivine a quien corresponde cada cual). Todo porque me recordaban a esos momentos.

Sin olvidar que dado que considero un concierto como un gran acontecimiento y como público intento ir bien mona, tampoco sería malo que el artista se tomara esa molestia de arreglarse un pelín. Que menos que cumplir con los requisitos maternos de ir limpios y aseados y con la ropa de los domingos. Ya si van con la camisa planchada me empadrono. Así que,  al final, acabé admitiendo que un poco de glamour y/o un mínimo de concordancia con uno mismo no está de más.  Que sí, que en un mundo ideal nadie te juzgaría por la apariencia y sí por tu arte y los unicornios pastarían en los parques, pero todos sabemos que en el fondo nadie se imagina a un cantante heavy vestido de americana, ni a Russian Red vestida como Lady Gaga pero con chuletas a la brasa y que probablemente les costaría el doble resultar creíbles si lo hicieran así. Vamos que el mundo ideal no ha llegado aún para quedarse.

Por lo tanto: ¡¡vía libre a la purpurina, las lentejuelas y plataformas imposibles si gustáis!!  Yo seguiré con mis conciertos de gente corriente, barbudos-con-camisa-de-cuadros y rebelándome contra el escote masculino ya de paso. No, no puedo con esos escotes que parece que se han cedido la camiseta. Y eso sí, de calle o de estrella, no olvidéis el wittyconsejo de hoy: nunca, bajo ningún concepto, jamás de los jamases  se sale a actuar con el móvil en el bolsillo delantero.  Oh wait… ¿O es qué os alegráis de vernos?

Anuncios
Comments
One Response to “Vestidos de domingo”
  1. Beatriz_efe dice:

    Yo jamás pensé que diría esto pero he establecido excepciones a lo del escote masculino.

    Y respecto a la camisa si es blanca ya pa qué queremos más!

Dinos algo witty

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: