Alejandro Martínez y las tablas


Alejandro Martínez es teatral. Una vez le oí decir que le gustaría montar un espectáculo con Orgullo (su último disco). Uno en el que él estuviese a un lado del escenario, tocando su piano, mientras por el centro de las tablas pasan cosas.

Tiene un don innato para  lo escenográfico del que ya he hablado más veces.
Probablemente ha acabado en la profecía autocumplida sin darse cuenta.

Los conciertos importantes (es decir, todos) llama a sus amigos. Y sus amigos aparecen desde el foro y cantan o tocan o cantan y tocan dejándole a él a un lado del escenario con su piano y su sonrisa y sus canciones.
Porque las canciones son suyas y son maravillosas aunque parezca que quiera diluirse en el maestro de ceremonias que hace las bromas y cuenta anécdotas. Como si fuese a hacernos olvidar que él es el principal culpable de los suspiros y las risas.

Y nunca será la mejor voz y todo el mundo dice que María Rozalén es maravillosa pero a mi no me gustó su versión de humo y vinagre hace un par de meses en Clamores. Porque cuando Alex la canta, contenido, pequeño, como uno canta cuando está harto de arrastrarse, cuando uno ya no quiere ni chillar ni convencer ni rasgarse las vestiduras ni hacer un espectáculo. Cuando Alex la canta así, dan ganas de llorar.  A mi me gusta cómo la canta Alex como si no estuviese diciendo las burradas que dice esa canción. Que es justo como la canta Chaouen algunas veces. Como si los dos supiesen a qué sabe exactamente el aguarrás. Cómo quema la tráquea.

Los suspiros y las risas.
Porque luego le canta al niño estúpido que sigue engañando a algunos con su supuesta invencibilidad y su pose y su cartón piedra y sus ojos muertos.

Ese niño estúpido al que yo le pongo un nombre y un apellido y que me trae a la cabeza una tarde en un garito madrileño, hace 7 años, un hueso de aceituna asomando entre unos dientes, y leerle los labios a alguien que decía algo que debió haberse callado. Ese es mi niño estúpido uno que no era fuerte, que solo fingía serlo hasta que se le cayó la careta. Y me da la sensación de que el niño estúpido de la canción también es pura fachada. Así que me río. Con las timbas en los lavabos y los duelos decimonónicos y los ases en la manga.

El otro día (hace un par de meses ya pero parece el otro día en mi memoria) presentó su disco con una banda sin guitarra. Y fueron muchos conciertos en uno y la banda eran varias o se esfumaba cediendo el escenario a Herminia y su guitarra clásica y su sonrisa anchísima y a Lucía y su violín y su cabeza marcando el compás. Y la banda tampoco estaba cuando sacó a cantar a Txetxu Altube a un escenario vacío donde el impresionante piano de cola le quitó el puesto al teclado.

Subió a Funambulista y su voz inconfundible. Nos contó cuando teloneó a su tocayo Sanz y el estadio gritaba su nombre que era el nombre de otro pero servía para entender el subidón de la masa entregada. Nos contó su último concierto con muy poca gente y lo contento que estaba de ver la sala llena.

Una sala que encima cantaba y gritaba y aplaudía y se reía y disfrutaba. Gritando su nombre. Sin errores.

Soy completamente parcial con Alejandro Martínez, quiero que todas las noches sean como la del 27 de febrero cuando presentó Orgullo con banda y hubo teatro pero hubo también mucha verdad (la escenografía sin el poso de verdad, sin lo auténtico, es solo pantomima) y mucha felicidad de todos los presentes.

Soy completamente parcial con Alejandro Martínez. No pienso negarlo. Soy parcial siempre, me temo. Tengo tendencia a tomar partido por las cosas que me gustan, la gente que me importa, las canciones que valen la pena, los conciertos que me emocionan.
No quiero ser neutral. Así que no pienso negarlo ni intentar cambiarlo.

Este miércoles 24  toca en el Buho Real y me encantaría que en la sala no cupiese un alfiler. Que el público tuviese que sentarse en la mesa de billar. Para verle relucir así como el otro día hace dos meses.

Para que cante Ola de calor y yo pueda volver a casa caminando despacio, como flotando. Otra vez.
Y ya he perdido la cuenta…

Anuncios

Dinos algo witty

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: